PONTOS.PT

PONTOS.PT
Colchas de Castelo Branco | Tapices de Portalegre
30 de octubre - 28 de febrero de 2021
Sala de exposiciones Hospedería Fonseca
Universidad de Salamanca

Horario:
Martes a sábado de 12:00 a 14:00h y de 17:00 a 20:00h
Domingos y festivos de 10:00 a 14:00h
Lunes cerrado

La Universidad de Salamanca acoge la exposición “PONTOS.PT”, producida por los ayuntamientos portugueses de Portalegre y Castelo Branco. Enmarcada dentro del proyecto Interreg POCTEP REDES1234.con, con esta muestra continúa la estrecha colaboración que mantienen ambos consistorios con el Servicio de Actividades Culturales de la USAL desde la firma del proyecto.

Colchas de Castelo Branco

En la presente exposición “PONTOS.PT”, el apartado dedicado a las Colchas de Castelo Branco se organizó según dos núcleos muy distintos. En uno pueden verse piezas antiguas, históricas, ejemplares de los siglos XVII y XVIII que, durante mucho tiempo, se consideraron todas como “de” Castelo Branco. El otro núcleo presenta piezas bordadas resultantes de la operación de relanzamiento de la manufactura de colchas iniciada en 1939/40. Son estos dos tiempos, un tiempo histórico del cual se sabe muy poco, y un tiempo reciente, correspondiente a la producción del siglo XX, los que conforman la perspectiva de esta muestra.
Las Colchas de Castelo Branco son piezas que se usaban sobre las camas. Bordadas con seda natural sobre lino, en ellas predomina lo que actualmente se llama el punto de Castelo Branco. Antes de los años 40 del siglo pasado, ese mismo punto se denominaba punto ancho y, como la seda con que se bordaba era floja, poco torcida, también se decía “bordar en flojo”.
Este punto de bordado, los motivos y composiciones en los que se utiliza, así como el uso exclusivo de seda natural, confieren al bordado de Castelo Branco una especificidad y una riqueza que lo hacen único en el conjunto de los bordados portugueses. Esta circunstancia es subrayada además por una gramática decorativa que, en lo esencial, se definiría en el siglo XVIII.

Tapices de Portalegre

En 1946 dos amigos, Guy Fino y Manuel Celestino Peixeiro, decidieron hacer revivir la tradición de las alfombras de punto de nudo, en Portalegre. La competencia era grande y el negocio no parecía viable. Fue entonces cuando Manuel do Carmo Peixeiro, padre de Manuel Celestino, propuso a los dos jóvenes a hacer tapices murales con un punto inventado por él, años antes, cuando era estudiante textil en Roubaix. Con la ayuda de João Tavares, pintor portalegrense y profesor del liceo, que desde el primer momento mostró gran entusiasmo por los tapices, surgieron los primeros ensayos y el primer tapiz con la técnica de Portalegre, Diana, que salió del telar en 1947. 
Almada Negreiros, Júlio Pomar, Manuel Lapa, Jorge Barradas, Maria Keil, Ventura Porfírio y Lima de Freitas respondieron de inmediato al llamamiento de los tapices y firman obras tejidas con una técnica que aún daba los primeros pasos. El camino fue arduo desde aquel día de 1947 hasta el reconocimiento nacional e internacional de los Tapices de Portalegre, hoy considerados el exlibris de la ciudad que los vio nacer. 
Los primeros encargos del gobierno surgieron en 1950, después de una exposición en la Sociedad Nacional de Bellas Artes y de la participación en el 1er Salón de Artes Decorativas. Aunque ya en 1952 la calidad y capacidades técnicas de los tapices de Portalegre fueron reconocidas por los técnicos franceses, presentes en Lisboa con ocasión de una gran exposición de tapices franceses, la verdadera internacionalización no se produce hasta 1958, cuando Jean Lurçat comienza a mandar tejer sus tapices en Portalegre. En 1952, en la SNI, en una exposición paralela a la exposición de tapices franceses, Guy Fino tuvo la osadía de exponer dos grandes tapices de Guilherme Camarinha, junto con los cartones originales que les habían dado origen. La comparación de las obras de arte en dos soportes tan distintos probó las posibilidades que tenía la técnica de Portalegre.