Concursos

III Certamen de Fotografía Científica

III CERTAMEN DE FOTOGRAFÍA CIENTÍFICA
Universidad de Salamanca
Para estudiantes matriculados en el curso 2013-2014


BASES.

El Espacio de Cultura Científica del Servicio de Actividades Culturales convoca la III Edición del Certamen de Fotografía Científica de la Universidad de Salamanca, con el objetivo de divulgar la ciencia y la tecnología tanto a la comunidad universitaria como a la sociedad en general, promoviendo la creatividad de los estudiantes y la elaboración de material divulgativo en las diferentes ramas de conocimiento a través de imágenes y de comentarios escritos del hecho científico que ilustran.

Leer más...

Ganadores y seleccionados VII Concurso


Ganadores y seleccionados VII Concurso universitario de creación de microrrelatos
“Universos Mínimos”

GANADORES

1er premio Alejandro Bena de Rette Méndez, alumno de la Facultad de Filología
Soldaditos y plomo

2º premio Raúl Clavero Blázquez, alumno de la Facultad de Filología
Acto de fe

Ganadora sección B Sara Maria Sena-Esteves Prata, alumna de doctorado en la Facultad de Geografía e Historia
Corazón de segunda mano


SELECCIONADOS

-Natividad Gómez Bautista, antigua alumna Facultad de Medicina
Adiós Bíblico

-Alicia Isabel León Lobera, alumna de Doctorado (Programa de Doctorado en Biología y Conservación de la Biodiversidad)
Violeta

-José Miguel Sanhueza Hidalgo, alumno de doctorado (Programa de Doctorado en Historia Contemporánea)
La revolución empieza en el WC

-Laura Goenaga Velasco, alumna del Grado de Sociología, 2º curso
Sonar dormido. Soñar despierto.

-Irene San Valero Sánchez, alumna del Grado de Filología Hispánica, 1er curso
La atracción de los opuestos

-Diana Aradas Blanco, recientemente presentada la tesis sobre Gastón Baquero
El adosado

Seleccionada Sección B Arina Esse Shorokhova, alumna del Grado de Bellas Artes, 4º curso
El amor mata


1er premio Alejandro Bena de Rette Méndez

Soldaditos y plomo

El niño francés juega con los soldaditos de plomo que hace un niño indio mientras lo vigila un soldadito francés.

2º premio Raúl Clavero Blázquez

Acto de fe

Despierto cuando me tiran un cubo de agua helada en la cabeza. Me duele todo el cuerpo. Estoy medio desnudo. Tengo cortes en las piernas y los brazos atados a la espalda. En la esquina del cuarto veo el cadáver de otro pobre desgraciado. Lleva una especie de corona y una túnica roja. Los niños me rodean. Uno de ellos se acerca y me da una patada en el estómago.
-¿Dónde escondes los juguetes? – gruñe.
Les miro con lágrimas en los ojos. El más alto sale de las sombras con una sierra eléctrica en sus manos.
-Por última vez – repito entre sollozos -, yo no soy real, ¿es que acaso no sabéis que Santa Claus no existe?
-¡Mientes! – gritan, y en un conmovedor acto de fe, comienzan de nuevo a golpearme.

Seudónimo: Voynich

Ganadora Sección B Sara Maria Sena-Esteves Prata

Corazón de segunda mano

Como si tuviéramos un cuarto alquilado en el corazón del otro, cada uno pagaba su renta, vivíamos una vida de dos, existencia paralela, lado a lado, en las respectivas caras del espejo. No se puede decir que fuéramos felices, pero tampoco nos iba mal. Teníamos nuestro baile, tú y yo, con los pasos aprendidos de memoria, cada día diferente, siempre lo mismo. Rutina.

Un día despertaste y comprendiste que, en realidad, lo único que compartíamos era el aire que respirabas. Y no quisiste continuar. Avisaste, eso sí, con un mes de antelación, como enunciaba nuestro contrato por escribir.

Busqué una agencia; estaba de nuevo en el mercado inmobiliario. Pero tu fianza para cubrir los daños no fue suficiente. Infiltraciones, humedades, grietas en el parqué y, lo peor, tus muertos en mi armario. Abandoné mi corazón a su suerte y la falta de manutención hizo el resto… A veces entran vagabundos y duermen allí una o dos noches, nunca mucho tiempo. Entran por las ventanas rotas de la casa en ruinas. Sólo tú tenías la llave de la puerta principal.


SELECCIONADOS

Natividad Gómez Bautista

Adiós bíblico

Se alejó de él con prisas y no miró ni una sola vez hacia atrás por si su corazón, ahora de piedra, se convertía en humano.

Alicia Isabel León Lobera

Violeta

... Todo en ti fue violeta: las luces de neón de aquel bar donde tus ojos me quemaron; tu pintalabios galáctico; tu sabor; tu nombre de diosa; tu color favorito; tus amaneceres… y tus atardeceres también.
La luz que irradiabas.
Tú.
Todo en ti fue violeta: todo.
Tus ojeras. Tus brazos arponeados de heroína.
Las flores que llevé a tu tumba.

José Miguel Sanhueza Hidalgo

La revolución comienza en el WC

I
Un joven cualquiera va al baño. Cuando digo un joven cualquiera, me refiero a un estudiante universitario que seguramente cursa una carrera de humanidades y, como ha de suponerse, tiene alguna opinión crítica que manifestarle a esta sociedad barbárica de consumo regida por un capitalismo salvaje.
Como es normal en la especie bípeda pensante, el estudiante posa toda su existencia sobre aquel vilipendiado artefacto de loza y comienza a reflexionar. Acto se¬guido, saca un permanent-marker de su mochila, lo destapa con la boca (en la otra mano tiene el papel higiénico) y comienza su pequeña revolución en un metro cua¬drado:
“a des-atomizar el anarquismo sectario y académico”; “por la des¬trucción total del genero y los cánones establecidos”; “en España no existe concien¬cia: piensa y resiste”
Firma: “A en un circulo”
II
Otro joven letrado va al mismo baño y responde: “anarquistas de mierda, vayan a rayar la tumba de Bakunin!”
III
Mujer, pelo negro (raíces blancas), 57 años, segunda hija de un grupo de 6 hermanos, 4 hijos, uno de ellos en la uni¬versidad. Lleva 10 minutos limpiando la frase: “en España no existe concien¬cia: piensa y resiste”

Laura Goenaga Velasco

Sonar dormido. Soñar despierto

Fue el ronquido unánime de la multitud lo que le hizo despertar. Nadie le prohibió intentarlo. Simplemente comprendió, solo, entre la aletargada placidez de los cuerpos, que ni su más poderoso grito podría vencer a cuarenta y siete millones de ronquidos.
Por eso se tumbó de nuevo entre ellos y, soñándose protegido por los inconscientes, se volvió a dormir.


Irene San Valero Sánchez

La atracción de los opuestos.

Él no tenía autoestima, y ella la encontraba en tacones trece centímetros por encima del suelo.
Ella nunca soltaba su carmín y a él no le gustaba nada que le dejaran marcas.
Ella siempre tenía rotas las medias y a él no le gustaban las carreras.
Él tenía los pies en la tierra y ella siempre estaba en las nubes.
Pero él respiraba y ella era oxígeno.

Diana Aradas Blanco

El adosado

Desde la ventana de su habitación podía ver el dormitorio de la vivienda vecina, que se hallaba deshabitada. Aquella tarde percibió un punto de oscuridad al otro lado del cristal y, al descorrer las cortinas, le pareció apreciar una silueta femenina. Intrigada, bajó las escaleras y salió a la calle; pasó delante de ambos garajes, y llegó a la entrada contigua. La puerta cedió al empujar la manilla. El domicilio estaba vacío, aunque no parecía deshabitado. En la planta superior, advirtió que la habitación le resultaba familiar, pues los objetos estaban dispuestos exactamente igual que en la suya. La tranquilizó no ver a nadie junto a la ventana. Se acercó más, descubrió los cortinajes y entonces la distinguió. Al otro lado, en su cuarto y colgada de una cuerda, una mujer de aspecto y vestimenta aparentemente idénticos a los suyos le daba la espalda. Sintió un nudo en la garganta, e intentó tragar saliva, pero algo se lo impidió. Quiso mirarse para comprobar aquel parecido, pero al inclinar la vista sólo vio una mancha negra en el suelo. Sintió el crujido del cuello y, sin articular ni un grito, se desvaneció completamente.

Arina Esse Shorokhova

Amar mata

El fuego iba consumiendo mi cuerpo lentamente, dejando solo un rastro de cenizas. Unas se elevaban en el aire, ligeras, casi invisibles. Otras caían sin vida a la superficie de cristal. Rogué al fuego que no fuera tan deprisa, supliqué que se alargara mi martirio.

Al terminar el cigarrillo
te fuiste.

Bases VI Concurso Universos Mínimos Ilustración

1. El Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca, en colaboración con El Corte Inglés y la Fundación General de la Universidad, celebra la 2ª fase del VI Concurso Universitario de creación de microrrelatos “Universos Mínimos” en su sección de Ilustración.

2. Podrán participar todas aquellas personas que sean o hayan sido miembros de la comunidad universitaria de la Universidad de Salamanca.

3. Características de las ilustraciones a presentar
• Tema: microrrelatos ganadores en la 1ª fase del concurso (adjuntados al final de las bases). Además, se ha incluido un microrrelato (nº 13) aportado por la asociación Pyfano (Asociación de Padres, familiares y amigos de niños oncológicos de Castilla y León), que forma parte del concurso en igualdad de condiciones que el resto de los microrrelatos.
• Modalidad: se admite todo tipo imagen: fotografía, dibujo, grabado, etc., tanto en archivo digital como papel.
‐ Archivo digital: resolución mínima de 300 puntos por pulgada y un tamaño mínimo de 1280 x 1024 píxeles. Formato JPEG o TIFF.
‐ Papel: formato máximo 100 x 70 cm.
‐ Nº de obras: cada participante puede enviar un máximo de 11 obras en total, una obra por microrrelatos. Un funcionario de la Universidad actuará como secretario: con voz, pero sin voto. El fallo del jurado será inapelable. Se notificará vía correo electrónico al ganador, a todos los participantes, y a través de los medios de comunicación.

4. Forma y lugar de entrega
Por correo ordinario o en mano (de lunes a viernes en horario de 9:00 a 13:00) en la dirección:
Servicio de Actividades Culturales • C/ Fonseca nº 2 • Salamanca 37002.
Los trabajos no podrán llevar el nombre del participante de manera visible y se presentarán en sobre, bajo título o lema. En su interior se acompañarán de otro sobre cerrado con el mismo título, ‐que solo se abrirá en presencia del jurado y en caso de haber sido seleccionado‐ que contendrá los datos personales del autor o autora (nombre, apellidos, e‐mail, teléfono de contacto, dirección completa y edad), nº del DNI, así como una pequeña descripción de la obra presentada y la técnica utilizada y nº del microrrelatos al que pertenece la ilustración.
- Por correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Se adjuntarán dos documentos, uno con la ilustración y otro con los datos del autor mencionados en el apartado anterior.



5. Premios
Los premios se consideraran otorgados en firme una vez comunicados por el jurado a sus respectivos ganadores, y aceptados por estos. En caso contrario, serán declarados desiertos. Se seleccionara una ilustración por cada uno de los microrrelatos, y de las 13 obras elegidas, se otorgarán dos premios:
• Primer premio: e book libro electrónico.
• Segundo premio: cámara de fotos. Los premiados y seleccionados pasarán a formar parte de una exposición itinerante en diversas sedes de la comunidad universitaria, así como en el espacio de “El Corte Inglés” de Salamanca.

6. Plazo de entrega
Del 10 al 23 de marzo de 2014.

7. Jurado
La organización designará a un jurado competente, así como las normas de su funcionamiento. El jurado no conocerá, en ningún caso, los nombres de los autores o autoras, tan solo el título.

8. Publicación y difusión
Los trabajos ganadores podrán ser modificados por la organización para incluir los logos de los organizadores, respetando siempre la ilustración original. Los relatos premiados y aquellos que por su interés se seleccionen entre los presentados podrán ser publicados y difundidos por los medios electrónicos o impresos del Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca y por El Corte Inglés, sin perjuicio de la posterior publicación por su autor/a.

9. Obligaciones
Las obras deberán ser originales, no publicadas anteriormente en ningún medio ni premiadas en ningún otro concurso. En caso de plagio, el autor será el único responsable ante cualquier acción legal que el creador legítimo pudiera emprender tras su publicación. El hecho de participar en este certamen implica la plena aceptación de las presentes bases. Todas las incidencias no previstas serán resueltas por la organización en beneficio del concurso. El jurado podrá interpretar libremente los aspectos de las bases que no se hayan previsto o tenido en cuenta en el momento de publicación de las mismas. El participante podrá (antes de la fecha del fallo del concurso) ejercer el derecho a cancelar su participación.


Premios

1er premio Sección A
1. Amor-tajado. Mario García López
Cuando ella le dejó, decidió hacer una pequeña marca por cada día que estuviesen sin verse.
Al final murió desangrado.
Cuando los médicos descubrieron el cadáver lleno de pequeños cortes, no entendieron qué había pasado.

2º premio
2. Las cosas por su nombre.
César Luis Borreguero Gómez
Vi agua brotando de una especie de cascada en la pared. Grifo, dijo la señora, y ahora acompáñame, ordenó. Así lo hice por ese túnel iluminado, pasillo, exclamó ella, y vi como delante de mí derribaba un muro sin problemas. Puerta, explicó, y lo que hago es abrirla. Estas serán entonces sus tierras y posesiones, jardín, dijo con tono cada vez menos paciente, y no es tan grande como crees. Pero sí será un sitio noble, pues no paro de ver banderas sobre ese extraño mástil. Tendedero, y lo que cuelga, ropa. ¿Y ese enorme carruaje sin caballos tirando de él y con extrañas luces? Ambulancia. ¿Y por qué se acercan dos hombres de blanco con una camisa de mangas largas? Son tus escuderos, dijo mientras se apartaba. Ve con ellos, abuelo, te ayudarán a vestirte tu nueva cota de malla.

Ganador Sección B
3. Malinventados. ArinaEsseShorokhova
Y entonces te inventé. Tus miradas, tus gestos, tus movimientos. El sentido oculto de tus palabras. Las cortinas tupidas de tu cuarto, el olor a sándalo, el goteo monótono de la lluvia. Inventé todo un cuento y me lo leía cada noche antes de dormir. Ya sabes cómo me gusta la literatura fantástica.
Seleccionados

4. Odiseas. Natividad Gómez Bautista
Aunque los Ulises vuelvan, las Penélopes seguiremos tejiendo.

5. Sintaxis del desamor.
Aroa Algaba Granero
Él se yuxtaponía a ella, ella se yuxtaponía a él. Sin subordinaciones. (Se) devoraban hasta la coma que los separaba.
Hasta que la coma se hizo muro, inquebrantable. Al querer morderlo, se les rompían las palabras.
De nuevo, dos oraciones simples. Terriblemente flacas.

6. El drama de la hiedra.
María Jesús Bernal Martín
No puedo soltarme. No puedo desamarrarme de ti sin romperme.

7. Crisis. Sofía Bejarano Pérez
Sentados en un banco me dijo que estábamos en crisis. Nos quisimos por encima de nuestras posibilidades y el tiempo nos pasó factura. Habíamos vivido en una burbuja; derrochando amor sin medida. Sin embargo, todo quedó al descubierto mientras oía que no le debía nada y que ya no importaban mis acciones. Había invertido tanto en esa relación, que no daba crédito a sus palabras. Supongo que habría perdido el interés en mí; quizá ya no era su tipo. No pude reprimir las lágrimas y la situación se volvió insostenible. Nos quisimos. ¡Cómo nos quisimos! Pero me desahució de su corazón.

8. Se toca, pero no se mira. Elena Hernández González
Nacieron como criaturas supremas, pero debieron pagar un alto precio a cambio de su perfección: la condena a ser inalcanzables, la maldición del culto distante. Todas ellas acataron este pago, salvo una que, triste por recibir sólo las frías caricias de la adoración deslumbrada, renunció a su condición y se trasformó en una melodía. Desde entonces, quien quiere acercarse a ella, tiene que tocarla: Mus(ic)a.

9. Realidad. Cristina Borrego Alfaraz
Fue tal el puñetazo en el estómago que vomitó sus mariposas de un golpe.

10. Despiece. Lorena Escudero Sánchez
Llegué hasta el hueso, pero él se conformó con mi piel. Sigo buscando.

11. Tedio. Pablo Martín Rodríguez
Hay trece mil quinientas cuatro hojas en el jardín del Edén. Las acabo de contar todas.

12. Títeres. Javier Domingo Martín
De pronto el títere se dio cuenta de que estaba siendo manejado mediante hilos finísimos.
Preso del pánico empezó a revolverse y a luchar contra los tirones que le impedían mover libremente sus miembros. Desesperado, en un último intento, colocó sus dientes sobre la cuerda y mordió con todas sus fuerzas. Entonces, su inerte cuerpo de madera se desplomó contra el suelo para no volverse a levantar.
El hombre lo recogió y fue a buscar otro de los muñecos que había en un pequeño estante.

13. Familia. Miguel San Juan García
El delantero era la estrella del equipo. Era mi padre. Mamá guardaba la portería del equipo contrario.

Fallo de concurso microrrelatos 2013

 

Ganadores y seleccionados:

Ganadores 2013

1 Mario García López. 

Amor-tajado

2 César Luis Borreguero Gómez. 

Las cosas por su nombre

B Arina Esse Shorokhova .

Malinventados

Seleccionados

Natividad Gómez Bautista. 

Odiseas

Aroa Algaba Granero. 

Sintaxis del desamor

María Jesús Bernal Martín. 

El drama de la hiedra

Sofía Bejarano Pérez. 

Crisis

Elena Hernández González. 

Se toca pero no se mira

Cristina Borrego Alfaraz. 

Realidad

Lorena Escudero Sánchez. 

Despiece

Pablo Martín Rodríguez. 

Tedio

Javier Domingo Martín. 

Títeres

1er PREMIO

Amor-tajado

Cuando ella le dejó, decidió hacer una pequeña marca por cada día que estuviesen sin verse.

Al final murió desangrado.

Cuando los médicos descubrieron el cadáver lleno de pequeños cortes, no entendieron qué había pasado.

Mario García López

2º PREMIO

Las cosas por su nombre:

Vi agua brotando de una especie de cascada en la pared. Grifo, dijo la señora, y ahora acompáñame, ordenó. Así lo hice por ese túnel iluminado, pasillo exclamó ella, y vi como delante de mí derribaba un muro sin problemas. Puerta, explicó, y lo que hago es abrirla. Estas serán entonces sus tierras y posesiones, jardín dijo con tono cada vez menos paciente, y no es tan grande como crees. Pero sí será un sitio noble, pues no paro de ver banderas sobre ese extraño mástil. Tendedero, y lo que cuelga, ropa. ¿Y ese enorme carruaje sin caballos tirando de él y con extrañas luces? Ambulancia. ¿Y por qué se acercan dos hombres de blanco con una camisa de mangas largas? Son tus escuderos, dijo mientras se apartaba. Ve con ellos, abuelo, te ayudarán a vestirte tu nueva cota de malla.

César Luis Borreguero Gómez

GANADOR SECCIÓN B

Malinventados

Y entonces te inventé. Tus miradas, tus gestos, tus movimientos. El sentido oculto de tus palabras. Las cortinas tupidas de tu cuarto, el olor a sándalo, el goteo monótono de la lluvia. Inventé todo un cuento y me lo leía cada noche antes de dormir. Ya sabes cómo me gusta la literatura fantástica.

Arina Esse Shorokhova

SELECCIONADOS

Odiseas

Aunque los Ulises vuelvan, las Penélopes seguiremos tejiendo.

Natividad Gómez Bautista

Sintaxis del desamor

Él se yuxtaponía a ella, ella se yuxtaponía a él. Sin subordinaciones. (Se) devoraban hasta la coma que los separaba.

Hasta que la coma se hizo muro, inquebrantable. Al querer morderlo, se les rompían las palabras.

De nuevo, dos oraciones simples. Terriblemente flacas.

Aroa Algaba Granero

El drama de la hiedra

No puedo soltarme. No puedo desamarrarme de ti sin romperme.

María Jesús Bernal Martín

Crisis

Sentados en un banco me dijo que estábamos en crisis. Nos quisimos por encima de nuestras posibilidades y el tiempo nos pasó factura. Habíamos vivido en una burbuja; derrochando amor sin medida. Sin embargo, todo quedó al descubierto mientras oía que no le debía nada y que ya no importaban mis acciones. Había invertido tanto en esa relación, que no daba crédito a sus palabras. Supongo que habría perdido el interés en mí; quizá ya no era su tipo. No pude reprimir las lágrimas y la situación se volvió insostenible. Nos quisimos. ¡Cómo nos quisimos! Pero me desahució de su corazón.

Sofía Bejarano Pérez

Se toca, pero no se mira

Nacieron como criaturas supremas, pero debieron pagar un alto precio a cambio de su perfección: la condena a ser inalcanzables, la maldición del culto distante. Todas ellas acataron este pago, salvo una que, triste por recibir sólo las frías caricias de la adoración deslumbrada, renunció a su condición y se trasformó en una melodía. Desde entonces, quien quiere acercarse a ella, tiene que tocarla: Mus(ic)a.

Elena Hernández González

Realidad

Fue tal el puñetazo en el estómago que vomitó sus mariposas de un golpe.

Cristina Borrego Alfaraz

Despiece

Llegué hasta el hueso, pero él se conformó con mi piel. Sigo buscando.

Lorena Escudero Sánchez

Tedio

Hay trece mil quinientas cuatro hojas en el jardín del Edén. Las acabo de contar todas.

Pablo Martín Rodriguez

Títeres

De pronto el títere se dio cuenta de que estaba siendo manejado mediante hilos finísimos.

Preso del pánico empezó a revolverse y a luchar contra los tirones que le impedían mover libremente sus miembros. Desesperado, en un último intento, colocó sus dientes sobre la cuerda y mordió con todas sus fuerzas. Entonces, su inerte cuerpo de madera se desplomó contra el suelo para no volverse a levantar.

El hombre lo recogió y fue a buscar otro de los muñecos que había en un pequeño estante.

Javier Domingo Martín