Discos

Diego Pisador

Diego Pisador

Libro de músia de vihuela Salamanca 1552
Juan Carlos de Mulder
Olalla Aleman
Consort de violas da gamba de la Universidad de Salamanca

 

 

 

LIBRO DE MUSICA DE VIHUELA COMPUESTO POR DIEGO PISADOR
SALAMANCA - 1552.

  • Fantasía D. Pisador
  • Mal ferida va la garça (vilancico) D. Pisador1
  • Sparsi Sparcium (canción francesa) D. Pisador1
  • Flérida para mi dulce y sabrosa (soneto) D. Pisador1
  • Fantasía sobre mi la sol mi fa D. Pisador1
  • Gentil cavallero dadme agora un beso (villancico) D. Pisador1
  • Dezilde al cavallero (villancico) D. Pisador1/ Diferencias sobre el canto del cavallero A. de Cabezón
  • Si la noche haze escura (villancico) D. Pisador1
  • Si te vas a bañar Iuanica (villancico) D. Pisador1 / Anónimo
  • Las bacas con sus diferencias para discantar D. Pisador1 / L. Venegas de Henestrosa
  • Passeavase el rey Moro (romance) D. Pisador1
  • Pavana muy llana para tañer D. Pisador1 / Recercada IV D. Ortiz
  • Con que la lavaré (villancico) D. Pisador1 / Anónimo10
  • Mon pere aussi ma mere ma voulu marier (canción francesa) D. Pisador1
  • Dezilde al cavallero (villancico) N. Gombert3
  • Toti voria contar (villanesca) D. Pisador1
  • Para que es dama tanto quereros (endechas de Canaria) D. Pisador1
  • Fantasía sore la sol fa mi re D. Pisador1
  • Si la noche haze escura (villancico). Anónimo3.
  • Quién tuviesse tal poder (villancico) D. Pisador1
  • Si me llaman, a mí llaman (villancico) D. Pisador1 / A. de Mudarra
  • Libro de música de vihuela compuesto por Diego Pisador. Salamanca 1552
  • Obras de Música para tecla arpa y vihuela. Hernando de Cabezón . Madrid 1578
  • Villancicos de diversos autores a dos, a tres, a quatro y a cinco bozes. Venecia 1556
  • Libro de cifra nueva. Luys Venegas de Henestrosa (Alcalá 1557)
  • Tratado de glosas.Diego Ortiz. Roma 1553
  • Tres libros de música en cifra para vihuela. Sevilla 1546

Juan Carlos de Mulder (vihuela y dirección)
Olalla Alemán (soprano)
Consort de violas da gamba de la Universidad de Salamanca
Itziar Atutxa (viola soprano)
María Zubikarai (viola tenor)
Lixania Fernández y Sara Ruiz (violas bajo)

Mal ferida va la garça
Mal ferida va la garça,
sola va y gritos dava.
Donde la garça haze su nido,
ribericas de aquel río,
sola va y gritos dava.

Flérida, para mí dulce y sabrosa
Flérida, para mí dulce y sabrosa,
más que la fruta del cercado ageno,
[más blanca que la leche y más hermosa
que el prado por abril de flores lleno.
Si tú respondes pura y amorosa
al verdadero amor de tu Tirreno,
a mi majada arribarás, primero
que el cielo nos amuestre su lucero].

Gentil cavallero
Gentil cavallero, dadme agora un beso,
siquiera por el daño que me havéys hecho.
Venía el cavallero de Córdoba a Sevilla,
[en huerta de monjas limones cogía
y la prioresa prenda le pedía.
Siquiera por el daño que me habéis hecho].

Dezilde al cavallero
Dezilde al cavallero que non se quexe,
que yo le doy mi fe que non le dexe.
Dezilde al cavallero, cuerpo garrido,
que non se quexe en ascondido,
que yo le doy mi fe que non le dexe.

Si te vas a bañar Iuanica
Si te vas a bañar Iuanica
dime a quales baños vas.
Iuanica, cuerpo garrido.

Passeávase el rey Moro
Passeávase el rey moro
por la ciudad de Granada,
quando le vinieron nuevas
que Alhama era ganada.
¡ay, mi Alhama!
[Las cartas echó en el fuego
y al mensajero matara,
echó mano a sus cabellos
y las sus barbas mesaba.
¡Ay, mi Alhama! […]
-Para que sepáis, amigos
la gran pérdida de Alhama.
-Bien se te emplea, señor,
señor, bien se te empleaba
¡Ay, mi Alhama!
Por matar los bencerrajes,
que eran la flor de Granada,
acogiste a los judíos
de Córdoba la nombrada
¡Ay, mi Alhama! […]
-Ay, si os pluguiese, mis moros,
que fuésemos a cobralla.
-Mas si, rey, a Alhama has de ir,
deja buen a cobro Granada.
¡Ay, mi Alhama! […]
Combatenla prestamente,
ella está bien defensada,
de que el rey no pudo más
volvió muy triste a Granada.
¡Ay, mi Alhama!]

Con qué la lavaré
¿ Con qué la lauaré
la flor de la mi cara?
¿Con qué la lavaré,
que bivo mal penada?
Lavanse las casadas
con agua de limones;
lavome yo, cuitada,
con penas y dolores.
[Mi gran blancura y tez
la tengo ya gastada.
¿Con qué la lavaré,
que vivo mal penada?]

¿Para qué es dama, tanto quereros?
¿Para qué es dama, tanto quereros?
Para perderme y a vos perderos:
más valiera nunca veros.
[Aunque me veis en tierra ajena
allá en Canaria tengo una prenda:
no la olvidaré hasta que muera.
Si quando viene el pesar durasse
no habría mármol que no quebrasse
¡qué me hará el coraçón de carne!
Si los delfines mueren de amores,
triste de mí, ¿qué harán los hombres,
que tienen tiernos los coraçones?]

Si la noche haze escura
Si la noche haze escura
y tan corto es el camino
¿cómo no venís, amigo?
La media noche es pasada
y el que me pena no viene,
mi ventura lo detiene,
que nascí tan desdichada.
[Veome desamparada,
gran pasión tengo conmigo,
¿cómo no venís, amigo?]

Quién tuviesse tal poder
Quién tuviesse tal poder
que pudiesse
no querer a quien quisiesse.
Quién tuviesse libertad,
no queriendo no querer,
y quién pudiesse mover
voluntad con voluntad.
Por tener seguridad
que pudiesse
no querer a quien quisiesse.

Si me llaman, a mí llaman
Si me llaman, a mí llaman,
que cuydo que me llaman a mí,
En aquella sierra erguida
cuydo que me llaman a mí,
llaman a la más garrida.
que cuydo que me llaman a mí.