Carlos Alcorta

     Un accidente

                                                 Quien teme sufrir, sufre ya de lo que teme.
                                                                                             MONTAIGNE

     La dificultad física que entraña
     acomodarse a un brazo escayolado
     exterioriza las debilidades
     del cuerpo, la absoluta sumisión
     de los sentidos a la mala suerte.
     El vibrante arco de la mano ociosa
     confirma que un accidente fortuito
     ocasiona fatales consecuencias
     y te convierte en presa fácil y susceptible
     de padecer un nuevo contratiempo.

     Del citado desorden da cuenta el reducido
     medio en el que suceden tus acciones
     —ahora confinadas en un precario espacio—,
     la ruptura instintiva de los hábitos
     que dan cabal sentido a la existencia.
     Pero, desde filósofos socráticos
     hasta moralistas contemporáneos,
     dicen que la adversidad fortalece
     el carácter y quien no se somete a su dominio
     y se gobierna con destreza y tiento,
     sin extender ni reforzar su séquito,
     recibe provechosos resultados
     porque veta que otros humores
     más dañinos avancen sin escollo
     alguno y causen al final mayor
     merma que beneficio.

     Quien recompone formas
     y amplia sus aptitudes naturales
     restaura su destino, corrige esa injusticia
     y de su ciencia emerge un yo curado.

                                                         (Inédito)

 

Carlos Alcorta (Torrelavega, Cantabria, 1959)

Editor, poeta y crítico. Ha publicado, entre otros los siguientes libros de poemas: Lusitania (Biblioteca del Vigía. 1988), Condiciones de Vida (Editora Regional de Extremadura,1992), Cuestiones Personales (Colección Árgoma. 1997), Compás de Espera (Servicio de Publicaciones de la Universidad de Zaragoza. 2001), Trama (Algaida Poesía. 2003), Corriente Subterránea ( DVD Ediciones. 2003), Sutura (Poesía Hiperión. 2007) Sol de Resurrección (Calambur, 2009), Ejes Cardinales. Poemas escogidos, 1997-2012 (Renacimiento, 2014), Ahora es la noche (Valparaíso Ediciones, 2015), Tiempo vivo (Septentrión ediciones, 2019) y Aflicción y equilibrio (Calambur, 2020) .Ha obtenido premios como el Ángel González, el Alegría/José Hierro, el Hermanos Argensola o el José Luis Hidalgo y ha sido accésit de los premios Fray Luis de León, Ciudad de Salamanca y Antonio Machado/Premios del Tren. Actualmente es director literario de la editorial Calambur, coordina las Veladas Poéticas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander y es corresponsable de las actividades y publicaciones del Aula Poética José Luis Hidalgo.