Emilio Varela

     La nada y la noche

La Nada, al contrario de la Noche, no tiene metáforas, no tiene estrellas. Tiene agujeros, no ojos como la Noche. A los ojos la Luz los guía en la Noche, la Nada les niega todo. Sin embargo, hay ojos y cielos, agujeros sin miradas, que no tiene la Noche. Aquí la oscuridad no hace sombra sino abismo. Aquí la luz no hace claridad sino ausencia. Aquí los cuerpos no se atraen en órbitas de gravedad sino de vértigo. Porque si en la Noche estrellada, la luna tiene rostro, se deja ver, tiene imagen, en la Nada sin luna ni estrellas ilumina el no ser. Son las nadas del Mundo, no las noches de la Tierra. Son los cielos ciegos del Vacío, de la Transparencia y del Olvido. Es la Inteligencia del Mundo, que no es la del Cuerpo. Por ello la Conciencia crece en la Nada y la Imaginación en la Noche.

                                                                                    (San Sebastián, 30 de agosto de 2017)

 

Emilio Varela Froján (Donostia, 1965)

Es arquitecto. Doctor por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) –en Arquitectura por el programa «Idea, forma y materia» y en Filosofía por el programa «Filosofía en un mundo global»–, tiene publicados numerosos artículos en revistas y prensa especializadas sobre pensamiento, poesía y creación, y ha participado como ponente en varios congresos internacionales sobre arte y arquitectura. Su obra responde a un monolítico proyecto constructivo que, bajo el título La máscara y el canto, además de agrupar las pinturas y los dibujos del artista y de referirse al conjunto de sus trabajos de Filosofía del Arte y Estética, recoge, junto a Las fuentes de arena (Premio Iparragirre 2002; Bermingham, 2003), toda su poesía.