Rosa Lentini

     Lo mínimo
     (Paisaje con la caída de Ícaro, Brueghel)

     Detrás de ti homínidos que
     impusieron en la historia
               sus rituales sus guerras
     sus claudicaciones y los amores
     de los que copiando bibliotecas
     nos legaron algunos espacios
     de incienso y lluvia
     con días de cuerpos recogidos
     ante un hogar de piedra
               donde ensimismarnos

     Pero heredamos la vergüenza como un fruto
               del primer árbol prohibido
     ese territorio al que
     no tienes que volver solo estar en él
     aunque creas posible un aire sin rastro
     donde el camino recorrido desaparece
               algo desenterrado una variante de ti
     parecería una costura que se deshila
     algo doloroso que está siendo separado
     y una carga de desafecciones
               que indican que nada puede ser
               de nuevo
           reconquistado
     y sin embargo
     más remoto que un silbido en el bosque
     mucho más remoto que una pregunta sin respuesta
     arcana ya la lucha con el ángel
                pero real
     la caída diminuta del Ícaro de Brueghel
                entre montañas
     y en un tercer plano
     las breves pinceladas de piedras
                formando un túmulo
                sesgado y escondido
                           en su recuerdo

     Mira ahora hacia lo mínimo,
     el instinto de supervivencia
     de ese mínimo que inaugura el todo
                 una sinécdoque
     Mira al gigante demasiado expuesto
     como a un enfermo sin energía
     la totalidad a partir de la parte
     el pequeño ombligo del mundo
                que contiene la colina
     el poema que abarca
                la tilde y la emoción

     Nos arriesgamos, como colegiales,
     ante la vida, mira al padre a la madre
                la familia devastada
                que aún crees poder abrazar
     mira la lana y el rebaño
     el desván y el edificio
     el antes de nacer y la eternidad,
     mira al árbol y la deforestación
                de los hombros encogidos
     mira la palanca y la pesa

     Somos el secreto y la memoria de la luz
     mira el día que jamás vendrá
                como una aventura del amor
     la caída lenta del mechón cortado
     con la exactitud descriptiva del poeta
     En cada célula
                en el esperma
     encuentra la ciudad
     y en la noche que fuimos el cerebro
     que se rompió y el sueño
                más sublimado
     Mira los mitos generarse a partir
                de un deseo o un temor

     Deja colgada tu rigidez
     somos una sola tradición de mil danzas

     Escucha en el silencio del hielo
     el polo que acaba inundando la tierra
     y en el ritmo del electrodoméstico de tu casa
                la respiración del moribundo
     mira a la marea ofrecernos un guiño fatal
     o señalar la vida como una voz
                que dice
     dadnos raíces en este sueño

     Mira a Brodsky superar el siglo
     a Pound salir del manicomio
     a Dylan Thomas desintoxicado
     a Celan en sus fiestas familiares
     mira a Emily saliendo de su jardín
     a Virginia caminando sobre las aguas
     a Alejandra convertirse en Alicia
     a May respirar sus montañas y valles
     a Sharon atravesar la boca de Satán sin quemarse
     mira a Tess y a Raymond construyendo su tiempo en pareja

     Somos poetas, un pequeño manojo
                de cabellos grises
                creando mundos,
     hicimos un pacto con la palabra
                nos comprometimos
     y la tierra es hoy un ejército global
                y un mar que se evapora
     somos el aria del Pescador de perlas
     y el dúo de la Barcarola de los Cuentos
                de Hoffmann
     el vuelo de la memoria y el sedimento

     Dame un poco de la sangre de la mujer
     donde se separa Dios de Dios
     donde lo infinitesimal y lo infinito se reúnen
     Dame algo pequeño algo sesgado
     en el salto del toro sobre el hombre caído imagina
     al hombre con el toro saltándole por encima
     entonces, en el alma de la sinécdoque
     y solo entonces
                                                          haz tu gran pregunta

                                                                                      (Inédito)

 

Rosa Lentini (Barcelona, 1957)

Poeta, traductora, crítica y codirectora, de Ediciones Igitur junto con Ricardo Cano Gaviria. Miembro fundador de las revistas Asimetría (1986-88) y Hora de Poesía (1979-95), de la que fue su directora. Ha reunido toda su poesía hasta 2014 en el volumen Poesía reunida 2014-1994 (2015). Sus últimos libros: El soplo del diablo y otros poemas (antología, Colombia, 2017) y Hermosa nada (2019); parte de sus poemas han sido traducidos al italiano, inglés, rumano, francés, catalán y portugués. Incluida en numerosas antologías, ha recibido en 2019 el premio José Luis Giménez-Frontín por contribuir a la labor de Acercamiento entre Culturas.

Wikipedia