Marta Sanz

     De qué se alimentan los ciervos

     Mi mano se abre para recoger el sol
     hacia adentro
     como hoja
     que no se quema.
     Respira.

     Soy planta enredadera en ventanuco
     que palpa
     con aéreas puntas digitales
     otras yemas y brotes
     florecidos en tallo verdoso
     encerrados en tiestos de arcilla.
     Balcones.
     Orientados al norte o al sur.
     También hacia ese lugar
     donde nació la bruja mala del Oeste.

     Mi abuela en habitáculos sagrados
     –recipiente y confín–
     cultivaba geranios pimentón y moradura
     blancos geranios de nácar.

     La vida se enclaustra dentro de la vida.
     También en los senos maternales
     y yo no sé
     si el descubrimiento de esta médula vegetal
     nos transforma
     en seres próximos a la piedra.
     O nos devuelve
     una humanidad
     serena, absoluta y agria.

     Las enredaderas aman
     y anudan
     con nudos de vida robusta,
     y digitales puntas áreas
     de enredadera roja
     salvan el vacío trapecista
     del aire interpuesto.

     Como abismo.

     Enredaderas tejen la tela y el ala,
     y tocan la luz
     con textura de carne
     y transparente pellejo,
     cuando el viento es tan puro
     que hasta los pájaros
     han enmudecido en muerte.

     Pero la enredadera es termal y roja,
     y rompe
     la calidad de
     la cápsula, tiesto, nido, crisálida-clavel,
     y más tarde
     vemos desfilar
     pato, camaleón y osezno,
     renacidos moradores de cloaca salvaje,
     por el centro exacto centro
     de las avenidas.

     Y tenemos, no la fe,
     sino esperanza
     en que nuestras raíces
     también sean voladoras.

     Porque queremos revivir
     el tacto de la mano de una madre
     y aún ignoramos
     de qué se alimentan los ciervos.

     Y las palomas de alcorque.

                                                                                       (Inédito) 

 

Marta Sanz (Madrid, 1967)

Es escritora. Doctora en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, su tesis trató sobre La poesía española durante la transición (1975-1986). Ha recibido importantes premios, como el Premio Herralde de novela (2015), el Ojo Crítico de Narrativa (2001) o el XI Premio Vargas Llosa de relatos. Es crítica literaria y articulista en distintos medios (El País, Público, El Mundo, Cadena Ser…). Ha ejercido la docencia en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y ha dirigido la revista literaria Ni hablar. Aparte de su obra como novelista, también escribe cuentos, poesía, ensayos, artículos de viajes y de opinión. Su último libro publicado en la editorial Anagrama se titula pequeñas mujeres rojas.

https://www.anagrama-ed.es/autor/sanz-marta-1254
Wikipedia