Isabel Bernardo

     Aprisa, en busca del aire

                No acierto a saber si vivo en el campo o si acaso
     el campo vive en mí.
     Todo mi alrededor se ha hecho un salmo
                                  en bonancible vuelo
     que sorprendentemente no teme al aire.
     Los ganados pacen en su natural costumbre y en la charca
                                                                             detienen
     su grácil apostura las garzas; las patas hundidas
     en el velo de las flores, los ojos al soslayo
     del veloz culebreo de las larvas, entre las nubes
                                                        arracimadas
     que hoy empantanan de cielo el agua.
     
               Sin embargo hace días que ya no viene el furgón

                                                                          del pan,
     tampoco el bus que lleva y trae el feliz alboroto
     de los niños al colegio.
     Hace días que Alejandro dejó de dar el paseo de las diez
     y el de las seis; hace días que no zumba el oreo
     blanco de las sábanas.
     
                Así y todo quiero creer que Dios está muy cerca.

     Aun cuando las chácharas del pueblo
                                         acobardadas
     callan; aun cuando más allá de estas praderas la ciudad me abraza
                                                                         desde sus balcones
     con un insólito silencio que al llegar la noche estalla
     en las palmas de las manos.
     
                 Abro mis oídos a la soledad y a las distancias para escucharlas.

     En la intemperie de la encina un cuco de marzo
                                                            desbasta
     sus incipientes gorjeos.
     En pocas horas lo conseguirá. No hay pájaro
     que le niegue su pulmón al sol.
     He de salir aprisa en busca del aire con las palabras
                                                                 y regresar
     con un himno de incienso y luz para las gentes.

                                                                               (Inédito)

 

Isabel Bernardo (Salamanca, 1963)

Escritora, poeta, columnista de prensa en La Gaceta Regional de Salamanca y un nombre muy vinculado al mundo de la cultura en general, donde viene desarrollando una intensa labor desde diferentes ámbitos.

Es autora de varios libros de poemas, entre los que destacan Sur (2009), Tiempo de migraciones (2014), Caballos sobre el viento (2015), Flores del fuego (2015), Para que calle el viento (2015), Salve. Hijos de Eva (2016), Donde se quiebra la luz (2017), Diario del caballo, la noche y la herida (plaquette) (2018) y África: una lejanía donde son posibles todas las lejanías (2020).
Autora además de algunos títulos de género infantil y de la novela GTB2.0 (Un viaje a la Gastronomía de todos los siglos en una historia de ficción) (2018). Asimismo parte de su obra (poemas, artículos, ensayos, relatos…) está publicada en diferentes revistas y antologías. Es miembro numerario del Centro de Estudios Salmantinos. Fue Poeta ante la Cruz en 2017. Entre sus reconocimientos están el Premio Internacional de Poesía Flor del Almendro (2010) y el XXXIV Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística (2014).

Página web de la autora