Gonzalo Alonso-Bartol Ruano

     De la desolación

                                           Comenzar: las palabras deslícense. No hay nada
                                           que decir.
                                                                                            Aníbal Núñez

     A través del cristal la primavera
     tiembla en mis manos…
                                                 De repente
     —y salgo del poema—

     en la habitación de al lado alguien golpea
     a pared con sus puños…

     Por fin los golpes se detienen
                                                —y espero un grito,
     una herida que llene
     el vacío que ha creado este silencio doloroso.

                                      Pero no llega el grito,
     solo el rumor confuso de unas lágrimas.

     Vuelvo al poema 
     —Me acaricia la luz como si fuera nieve—
      en el que estaba antes
     de que unos golpes me devolvieran al mundo 
     pero también el poema se ha llenado de ruido y de tristeza.

     Y ya no tienen sentido las palabras.
     Y tengo que cerrar los ojos para no llorar.

                                                                  (Inédito)

 

Gonzalo Alonso-Bartol Ruano (Salamanca, 1960)

En 1980 obtuvo el Premio Botón Charro de Poesía; en 1989 el Premio Constitución de Poesía; en 1992 el Premio Esquío de Poesía; y en 1995 el Premio Jaén de Poesía. Tiene publicados cinco libros: Piedra de nieve (Salamanca, 1988), De estar aquí siguiendo (Mérida, 1990); Variaciones sobre el tema de la ciudad (Mérida, 1991); Del tiempo herido (Ferrol, 1993); y Palabras para un cuerpo (Hiperión, 1995). 

Gonzalo Alonso-Bartol Ruano nació en Salamanca en 1960. En 1980 obtuvo el Premio Botón Charro de Poesía; en 1989 el Premio Constitución de Poesía; en 1992 el Premio Esquío de Poesía; y en 1995 el Premio Jaén de Poesía. Tiene publicados cinco libros: Piedra de nieve (Salamanca, 1988), De estar aquí siguiendo (Mérida, 1990); Variaciones sobre el tema de la ciudad (Mérida, 1991); Del tiempo herido (Ferrol, 1993); y Palabras para un cuerpo (Hiperión, 1995).