Ben Clark

     Steven Soderbergh dirige tu tedio 

     Fue como en las películas de Hollywood.
     Encendimos la tele
     y el presidente dijo que era grave.
     Entonces es muy grave, dijo padre.
     Se acumulaba marzo
     sobre la estantería de mis libros
     y los poemas tristes calentaban los músculos.
     Puede que haya llegado ya ese golpe
     dije en voz alta y nadie me hizo caso.
     Fue como en las películas: los trajes
     protectores, las calles sin un alma,
     la simiente egoísta
     germinando feliz en nuestros ojos.
     Camus se reiría a carcajadas
     dije en la cena y nadie dijo nada.
     No, no fue en absoluto como es en las películas.
     Hubo días muy largos sin lectura
     y sin noticias nuevas y sin ruidos
     fuertes; días de cuerpos
     recorriendo pasillos en penumbra
     sin saludarse apenas, sin mirarse,
     días en los que el nombre de las cosas
     podía intercambiarse con gruñidos
     indolentes, blasfemias y promesas
     que nadie pretendía mantener.
     ¿No te parece igual que una película?
     Dijo madre y le dije sí; lo mismo.
     Y pasaron semanas, meses, años,
     quién sabe el tiempo, el caso es que un buen día
     el presidente dijo
     que había terminado todo aquello.
     Que había terminado la película.
     Y padre abrió champaña y madre abrió
     las ventanas y yo
     regresé a la pequeña biblioteca
     pensando en si debía
     escribir o leer.
     Alguien tocó la puerta. Era mi hermano.
     Vente al salón, me dijo,
     que quieren que veamos una peli.

 

Ben Clark (Ibiza, 1984)

Ha publicado, entre otros, los poemarios Los hijos de los hijos de la ira (XXI Premio de Poesía Hiperión. 2006; Editorial Delirio, 2017), Cabotaje (Delirio, 2008), Basura (Delirio, 2011), La Fiera (Sloper, 2014), Premio El Ojo Crítico de RNE de Poesía 2014, Los últimos perros de Shackleton (Sloper, 2016) y La policía celeste (XXX Premio Loewe de Poesía. Visor, 2018).

Twitter